Okay – Low Road / High Road (2005)

 

Hoy tenemos al norteamericano Okay. O lo que es lo mismo Marty Anderson con su doble disco debut en el 2005: Low Road y High Road.








… con esa voz tan especial que muchas ranas constipadas envidiarían, y su enfermedad (una forma rara de la enfermedad de Crohn) que le hace estar conectado a una máquina casi a diario y convertirse en un inválido, no han sido obstáculo para desarrollar su capacidad de creación. Quizás por eso, encerrado en casa y en su dolor, ha creado un mundo particular, íntimo donde la música le ha servido de puente para la expresión.
Son once canciones para cada disco. Canciones simples, melódicas, con base de guitarra, teclados y sintetizador que a menudo se arremolinan, explotan y se despedazan. No se trata de canciones que vienen del amor, o del odio, son canciones que vienen del alma, que destilan melancolía, sinceridad, aunque a veces no parecen canciones, tan solo sobresaltos o exclamaciones de su mundo.


Ya veis que mis sentencias vienen de mi imaginación. Es lo que percibo al escucharlo. Por esta razón, aviso a navegantes: reconozco que se trata de un trabajo personal, íntimo, que sorprende, pero que seguramente no será del agrado de la mayoría.


Para calificar qué disco es mejor de los dos, la crítica habla de dualidad. Efectivamente forman un todo, pero yo me quedo con el “Camino bajo”. Más doloroso, introspectivo, más brillante.


Desde entonces que les he perdido la pista y sería una gran notícia saber que están en el estudio.

Saludos en esta semana de muerte, pasión y resurrección.

One Comment

Deja un comentario